¿El arte de envejecer saludablemente?. El enfoque desde la medicina china

envejecer

Aunque todos sabemos que a medida que envejecemos el riesgo de enfermedades y disfunciones es evidente, mantener una buena salud en la tercera edad es perfectamente posible. Muchas de las discapacidades, enfermedades y trastornos de salud relacionados con enfermedades crónicas podrían evitarse con  medidas preventivas.

Al llegar a la edad adulta y tercera edad, aparecen síntomas clásicos del envejecimiento como : caída del cabello, aparición de canas, zumbidos en los oídos, perdida de audición, infertilidad, menopausia, incontinencia , falta de memoria, debilidad y dolor  lumbar, piernas, cadera y rodillas e incremento de la posibilidad de fracturas.

Para la medicina occidental toda esta sintomatología se debe a la falta de hormonas  como los estrógenos y la testosterona, por lo cual todas las medidas antienvejecimiento se centran en este reemplazo hormonal.

La medicina china, ofrece una perspectiva diferente basada en la energía. Desde esta visión, el envejecimiento es debido a una perdida de la denominada “energía ancestral”o qi del riñón. Este punto de vista no solamente implica a los órganos riñón que existen en el cuerpo , sino a todo un sistema denominado meridiano del riñón.

De acuerdo con la literatura clásica China, el sistema del riñón es responsable de multitud de funciones como: funcionamiento y desarrollo del: cerebro, sentido de la audición, desarrollo de la médula ósea, tiroides, matriz ósea y regulación del tracto urinario e intestinos. Mentalmente se encarga de la fuerza de la voluntad, motivación y las emociones derivadas del miedo.

Esta energía ancestral es prenatal, donada directamente por nuestros progenitores en el momento de la concepción y se considera que es irreemplazable, por lo tanto ese “caudal” energético es limitado y muy variable entre los distintos individuos y personas. El estado de nuestra energía ancestral del riñón se refleja claramente en nuestro cabello.

La aparición de la menopausia en las mujeres, es signo inequívoco del agotamiento del qi del riñón que acabará afectando a otros sistemas y provocando una gran variedad de síntomas.

Igualmente existen otros factores que nos pueden conducir a una mayor demanda de nuestra energía del riñón y a un mayor y más rápido agotamiento como: mala atención en el embarazo y parto, eyaculaciones frecuentes en los hombres, menstruaciones frecuentes en la mujer y el exceso de miedos.

Como proteger nuestra energía del riñón o “qi renal”

El estado del meridiano del riñón se puede controlar y proteger mediante técnicas clásicas de la medicina china. Las intervenciones primarias incluyen un adecuado diagnóstico a  través del pulso y posteriormente tratamientos con acupuntura, medicina herbal o qigong.

taichi-8

Otros factores son llevar un estado de vida lo más saludable posible: evitar el tabaco y exceso de alcohol, dormir regularmente, llevar una dieta balanceada y realizar actividad física con regularidad, vida sexual saludable y encarar la vida sin miedos.

Existen alimentos que pueden ayudar a sustentar la energía del riñón como:  vegetales de hojas verdes, las semillas de sésamo negras, nueces y castañas, pescado, algas, cordero y pato. También algunas hierbas como el ginseng.

Igualmente podemos optar por técnicas de relajación y ejercicios de energía que proporcionan equilibrio a los meridianos , como la meditación consciente, el taichi y el chikung.

El envejecimiento es un proceso natural de la vida, pero es necesario afrontarlo en las mejores condiciones posibles. Un adecuado balance y equilibrio entre los hábitos de vida y la combinación de la medicina china y occidental pueden lograr un efecto muy saludable en la calidad de vida de las personas.

Javier Muñoz es Enfermero y Profesional de la Medicina Tradicional China. Desempeña su labor en su consulta privada de terapias naturales. Sus sitios web: www.acupunturatradicionalchina.com y www. bienestarreiki.com